El paso adelante de Sandra Alonso Domínguez

by Santy Rey

Gran inicio de su 2ª temporada en las filas del Ceratizit WNT

Inicio muy esperanzador para Sandra Alonso Domínguez (Mexico 1998) en la II Clásica Pro Costa de Almería (UCI 1.1). Quinta plaza en el sprint que se ha adjudicado su compañera Ari Fidanza. La ciclista de Torrevieja trata de consolidar todo lo que nos mostró en 2022. Sandra finalizaba su primer año de los 3 firmados con el Ceratizit WNT Pro Cycling Team viviendo desde dentro el retorno de El Tour de Francia Femmes avec Zwift en el que tuvo in situ como espectadores a parte de su familia.

Conocimos a Sandra a través de su padre, durante Ceratizit Challenge by La Vuelta 2021, que se celebró íntegramente en Galicia. La intrahistoria comenzó una mañana en una cafetería de A Rúa (Ourense) donde encontramos un ciclista vestido con los colores del Bizkaia Durango. La curiosidad hizo que Xoán le preguntara. Era Juan Carlos Alonso y quedamos con él y su hija para verlos el último día en Santiago de Compostela.

En la capital de Galicia en las horas previas a finalizar una nueva edición de La Vuelta, Juan Carlos revisaba la llegada sobre su bicicleta. El último km era en subida y él tomaba detalles y se los comunicaba vía telefónica a Sandra para que se hiciera una idea del tipo de final que le esperaba. La jornada se la acabaría adjudicando en un desenlace trepidante, Lotte Kopecky.

Este año llamamos a Juan Carlos Alonso para recordar la charla de aquel día en Santiago. Lo primero que nos contó es que está un poco convaleciente de un atropello que había sufrido tras una salida en su bicicleta. Prosigue comentándonos el hecho de que la actual corredora del equipo alemán naciera en Mexico. “Yo soy mexicano y conocí a su madre María del Pilar en mi país. Nuestro hijo mayor nació allí y 4 años después llegó Sandra. Pero cuando ella tenía unos meses, nos trasladamos a España por razones laborales y familiares ya que su madre es madrileña. Nos acabamos instalando en Torrevieja

En los primeros pasos de la futura ciclista Sandra, ha tenido un papel importante Eduardo Chozas, que sigue pendiente de ella. “Recuerdo que estábamos en la peluquería esperando a mi mujer y vimos una revista de ciclismo. Aparecía una publicidad de su campus y de su cicloturista de La Sierra de Madrid-Segovia. Llamamos por teléfono y nos atendió el mismo Eduardo. Como Sandra tendría unos 9 años, debería ir acompañada de un adulto. Así que me anoté con ella. Yo en el primer km ya quería subirme al coche-escoba. Pero ella seguía y hasta subió el primer puerto. Con buen criterio, Eduardo solamente dejó hacerle unos 20 quilómetros ya que era muy pequeña. Pero Sandra quería seguir!“. Desde ese día el padre también se “enganchó” al ciclismo e incluso acompaña a los compañeros de su hija en el Club Ciclista de Torrevieja a algunas carreras.

Tampoco quiero olvidarme de la relevancia que tiene su preparador Juan Francisco Andreu que es la persona que la ha llevado prácticamente desde sus inicios. Siendo juvenil de primer año comenzó a trabajar con Juan y en Doha ya era su entrenador. Ha sido pieza clave en su desarrollo y él es al primero que doy la enhorabuena por cualquier logro de Sandra”

Su relato sigue: “el octavo puesto de Sandra en el Mundial júnior de Doha en 2016 fue muy importante ya que ahí empezó a recibir becas tanto de La Real Federación Española de Ciclismo como de La Fundación Trinidad Alfonso

Luego llegaría su primera etapa en las filas del Bizkaia-Durango, sus viajes a Euskadi a competir y su debut en El Giro de Italia. En 2020 hace las maletas, destino al Cronos Casa Dorada de Íñigo Cuesta. Entre la pandemia, los problemas económicos y las promesas incumplidas, el proyecto acaba desapareciendo. Pero Sandra nos comentaba en Santiago “personalmente yo puedo sacar muchas cosas positivas de ese año. Corrí de nuevo el Giro y seguí progresando“. En ese Giro, con 22 años recién cumplidos, consigue hacer 7ª al sprint en la quinta etapa disputándoselo a Vos, Kopecky, Coryn Rivera, Brennauer o Amy Pieters. La versatilidad de la alicantina se ve reflejada al competir en 4 disciplinas diferentes: ciclocrós, mountain bike, pista y una carretera en la que conseguiría 5 victorias.

La formación burgalesa duraría una temporada más, pero nuestra protagonista retorna a su segunda familia del Bizkaia-Durango en la que consigue en 2021 su primer triunfo UCI durante La Setmana Ciclista Valenciana y la victoria en La Copa de España de Sueca entre los arrozales.

En 2022 no se puede pasar por alto su debut en París-Roubaix. En todo momento metida en carrera para finalizar en la décima plaza. Ha sido doble medallista en El Campeonato de España de ruta. En la prueba CRI cedió la medalla de plata ante Sheyla Gutiérrez por 56 centésimas. Al día siguiente se acababa imponiendo en el sprint por la segunda plaza en una carrera en la que Mavi García estuvo inalcanzable. Sumó otro éxito más con un bronce en Los Juegos Mediterráneos de Orán (Argelia). Parece claro que es el relevo generacional que necesita el ciclismo nacional. Empieza a ser una de las fijas en las convocatorias de la selección española como demostró su doble presencia en Los Europeos de Munich y la triple en Los Mundiales de Wollongong.

En esa charla también sale a relucir el papel importante que tiene en la vida de Sandra uno de sus referentes, su abuela Josefa Herrero Ros.

 

Foto portada: Juan Baena

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *