Orla Walsh, heroína del pedal

by Santy Rey

La historia de la pistard irlandesa se complica para JJOO París 2024

Orla Walsh (Dublín 1989) es una de las ausencias del Campeonato del Mundo de pista de Glasgow (2-9 de agosto 2023). La delegación irlandesa ha decidido no seleccionar a ninguna velocista para la cita escocesa, lo que complica las opciones de Orla de estar en los próximos JJOO.

El 2022 ha sido hasta el momento el mejor de su carrera. Así lo acreditan sus 3 títulos nacionales, 2 récords de Irlanda, 2 top-10 en Copa de las Naciones o su primer podio en un evento UCI CL1. Ocurría durante La Challenge de pista en el velódromo de Grenchen, en la que terminaba tercera y de la que guarda un gran recuerdo. “Tres años atrás, La Track Cycling Challenge fue realmente mi primera competición de velocidad y me encantó

Una temporada que tuvo su punto culminante con su participación entre las 36 elegidas de la 2ª edición de UCI Track Champions League. La velocista irlandesa obtenía una invitación para La Liga de Campeones. Y en la ronda 2 celebrada en Berlín firmaba su mejor actuación con sendas novenas plazas tanto en keirin como en velocidad individual.

En su palmarés, que se va engrosando poco a poco, figuran un total de 9 Campeonatos Nacionales. Pero hasta llegar aquí, su carrera ha sufrido un giro de 180º. Lo cual refleja que se pueden abandonar hábitos poco saludables y reconducir la vida a través del deporte.

Nunca pensé en ser deportista de alto nivel, no estaba en mi agenda. De joven hacía algo de deporte, pero no destacaba en nada. Luego perdí el interés por él e incluso me parecía algo estúpido. En el colegio me saltaba las clases de educación física. Al mismo tiempo, sobre los 14 ó 15 años, empecé a fumar y a beber. Fumaba unos 20 cigarrillos diarios e iba de fiesta casi todos los días. A veces sola. Me compraba una botella de vodka, me la bebía y salía de fiesta para conocer gente” declaraba en una de las múltiples entrevistas que ha concedido.

Orla Walsh comienza a andar en bici a la edad de 26 años. El comentario de su madre aquel día lo dice todo: “Orla está haciendo ejercicio por primera vez en más de un año“. “No tenía coche y para ir a trabajar usaba el transporte público. Desplazarte por el centro de Dublín resultaba una pesadilla por el tráfico y era estresante“. Así que su padre le da su vieja bicicleta con la que cubre los 20 km que separan su domicilio de su lugar de trabajo.

Esa fecha se convierte, años después, en el principio de su historia de amor con la bicicleta. Sin apenas experiencia en el deporte de competición, en Marzo 2016 se une a su primer club ciclista, Orwell Wheelers‘. Ellos la animan a competir y hace algunas pruebas en ruta hasta que se pone en manos de un entrenador. Irá descubriendo que la montaña no se adapta a su perfil de corredora.

Después llegaría su entrada en el programa de búsqueda de talentos de Cycling Ireland. Acude a las pruebas sin expectativas. Tras 6 semanas de entrenamiento, es seleccionada y toma parte a finales de 2017 en La Copa Mundial de Manchester. Sus inicios en la pista son formando parte de la cuarteta de persecución hasta que encuentra su sitio en las pruebas individuales de la velocidad. “En mi primera carrera hice un tiempo decente en los 200 metros. pero recuerdo que uno de los entrenadores del Team GB me dijo: obviamente tienes mucha potencia pero necesitas aprender a controlar la bici. Parece que estás peleada con ella y la bicicleta debe ser una extensión de tu cuerpo

En 2018 abandona su trabajo y se muda a Mallorca, con el objetivo de prepararse mejor en una instalación como es El Velódromo Illes Balears, uno de los mejores del Mundo. Al mismo tiempo, comienza a contar su historia en Instagram. La transformación de su vida desde hace una década, cautiva en las RRSS y sus seguidores comienzan a aumentar. Las marcas contactan con ella para ser imagen, lo que le proporciona unos ingresos extras.

Su progresión a lo largo de estos años, la llevará a competir internacionalmente representando a su país en las últimas ediciones de Campeonatos del Mundo, de Europa y en diferentes citas de La Copa del Mundo. Un viaje que, tras los disputados Europeos de pista de Grenchen, tuvo parada en La Copa de las Naciones de Milton (Canadá).

Su faceta como instagramer y ciclista de alto nivel la compagina además con la empresarial. ‘Pedaling Heroine Camps‘ organiza campamentos ciclistas a medida en el corazón del Alaró, a los pies de la Sierra de Tramuntana. Una isla de Mallorca en la que Walsh pasa largas temporadas y que le proporciona todo lo necesario como atleta.

Foto portada: @swpix_cycling

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *