Laboral Kutxa-Fundación Euskadi 2024, proyecto sólido que busca el WTW

by Santy Rey

La escuadra vasca retoma la competición

Después de un parón de casi 1 mes, Laboral Kutxa Fundación Euskadi retoma las competiciones en el GP de Chambery (1.1). Luego seguirán Flecha Valona, Lieja y una Vuelta Femenina en la que Ane Santesteban es su gran baza.

Un mes de mayo con Itzulia y Vuelta a Burgos en los que buscar el objetivo de ser más competitivas de cara a ir también sumando puntos UCI. En este primer trimestre están cerca de toda la cifra del 2023, pero que no les fue suficiente para hacerse con la licencia Women’s World Tour. Las vascas terminaron muy alejadas de las 15 posiciones que otorgaban ese derecho.

En el total de los 2 últimos años sumaron 966 puntos (157 en 2022 y 809 en 2023), frente a los 4268 que marcó Human Powered Health que le daban la última de las 15 licencias. Por otra parte, se quedaba también lejos de los 1708 puntos de Tashkent City Women que le otorgan la 2ª invitación a todo el World Tour a la escuadra uzbeka. Por tanto tendrán que ganarse su presencia en los grandes eventos vía invitación. En 2024, EF Education Cannondale y Cofidis están un pasito por delante del resto de equipos continentales y se postulan para obtener las 2 invitaciones de cara al año que viene.

El proyecto 2024:

Laboral Kutxa cerraba su plantilla con 17 nombres. Continúan Amondarain, Blanco, Eraso, Ostolaza, Quagliotto, Schweikart, Romeu, Silvestri, Teruel y Vadillo. La local Ane Santesteban llega para liderar el proyecto hasta finales del 2026. Se suman la alavesa Lourdes Oyarbide, la colombiana Jessenia Meneses, las italianas Laura Tomasi y Cristina Tonetti, la chilena Catalina Soto Campos y Eri Yonamine, que son las 7 caras nuevas.

La campaña se iniciaba en Mallorca con un esperanzador podio de Quagliotto en el Trofeo Binissalem, que seguía con la 2ª plaza de Santesteban en Mojácar. La de Rentería finalizaba en el top-20 de un Trofeo Binda que como prueba de la máxima categoría reúne a casi todas las estructuras del World Tour y en la que el top-10 se cotiza muy caro.

Lo importante es la viabilidad económica del Laboral Kutxa ya que en 2025 se instaura la categoría Pro Continental femenina y el equipo debe acceder a ella lo que le garantizaría tener un mejor calendario e incluso asegurar su presencia en El Tour de Francia.

La hoja de ruta de la formación vasca es clara. “Laboral Kutxa y la Fundación Euskadi han ampliado su colaboración para los próximos 5 años. El nuevo acuerdo tiene un enfoque prioritario en hacer crecer la estructura femenina, que aspira a lograr una plaza World Tour. Para ello se ha estimado un presupuesto superior a los 1,8 millones para el equipo femenino

Foto portada: Markel Bazanbide

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *